Antecedentes

      La existencia de restos de acequias antiguas en el término de Almassora  es una señal  del uso del agua en la época romana y musulmana. La toponimia lo confirma con  nombres de acequias (Almalafa, Vilamoncarro,…) y el mismo vocabulario empleado por los regantes (acequia, almenara, azud, fila…).

      El riego con las aguas del río Mijares ha continuado de forma ininterrumpida  desde la conquista por Jaime I (1234) hasta nuestros días. La huerta de Almassora compartía  este derecho con los otros pueblos de la Plana: Burriana, Castellón y Villarreal lo que obligó a establecer convenios entre ellos para conseguir un reparto equitativo del caudal. Entre los hechos más destacados en este aspecto se encuentra la sentencia del conde de Ribagorza que organizaba el reparto de las aguas entre los cuatro pueblos de la Plana en el año 1347. En ella se estableció la partición del agua en 60 filas durante los periodos de sequía, de las cuales correspondían 14,5 a Castellón y 12,5 a Almassora, y tal fue el acierto de la sentencia que ha servido de norma durante muchos años. (El reparto se modificó en 1789 de modo que a partir de entonces, le correspondían 17,20 filas a Castellón y 9,8 a Almassora)

      En 1789 se construye la nueva acequia de Castellón  que discurre bajo la actual calle Boqueras. Sustituye a la antigua acequia que compartía con Almassora y a través de la que se regaban tierras de ambas poblaciones. Por esa razón se modificó el reparto de modo que, a partir de entonces, le correspondieron 17,20 filas a Castellón y 9,8 a Almassora. La Casa de les  Reixes y les Boqueres son obras realizadas durante este periodo.

       El azud es una presa que retiene el agua del río y la conduce a las acequias. Nuestro azud ha tenido varias ubicaciones a lo largo de la historia (1). La actual y más  reciente se encuentra antes de la confluencia del río y la Rambla de la Viuda, cerca de la ermita de Santa Quiteria. Entró en funcionamiento en  1895, después de muchos esfuerzos por parte de los dos municipios que se benefician de su uso. La obra es uno de los elementos más valiosos de nuestro patrimonio hidráulico.(1) Agut, F.; Sorribes, J. (1995) L’assut de Castelló i Almassora.

      Odoo - Prueba 2 a tres columnas

      Azud Almazora-Castellon

      Odoo - Prueba 2 a tres columnas



      La comunidad de Regantes, el Sindicato y el Jurado de Riegos

      Hasta principios de 1900 fue el consell municipal el que tuvo todas las competencias sobre gobierno, gestión y vigilancia de las acequias y aguas de riego.

      EL 16 de junio de 1929 se constituye la Comunidad de Regantes, organismo formado por todos los beneficiarios del agua de riego  y con una representación proporcional a la extensión  de tierra que cultivan. La Junta General de la Comunidad elige 8 síndicos para constituir el Sindicato de Riegos que viene a ser la Junta Directiva encargada de ejecutar los acuerdos de la Comunidad. También la Junta General elige los miembros del Jurado de Riegos, encargado de dirimir los pleitos que se originan en el uso del agua.



      Es una corporación de derecho público, adscrita  a la Confederación Hidrográfica del Júcar y miembro de la Junta de Aguas de la Plana. También pertenece a FENACORE  y a FECOREVA (2).

      FENACORE: Federación Española de Comunidades de Regantes.

      FECOREVA: Federación de Comunidades de Regantes Valenciana.  


      Entre los hechos más relevantes ocurridos durante este tiempo figuran los siguientes:

      1929-1931 
      Construcción de pozos de riego para hacer frente a los periodos de sequía. El caudal irregular del río hace necesario el uso de los pozos hasta que se construye el embalse de Sitjar (1947-1956). 

      Odoo - Prueba 2 a tres columnas


      1935-1942

      Obras de revestimiento y mejora de las acequias principales (1ª fase): acequia Mayor y Almalafa 1º tramo.

      1957

      El pantano del Sitjar comienza a embalsar agua. Termina el periodo de uso intensivo  de los pozos de riego.

      1961

      Se reanudan las obras de las acequias principales. El 14 de enero de 1968 la Junta General acuerda finalizar los últimos 15.000 metros.

      1967

      Modificación de las ordenanzas de la Comunidad. Se  cambia el importe de las sanciones que impone el Jurado de Riegos  y se regulan varios aspectos de las Juntas Generales.

      1968

      Ampliación de la zona de regadío con las tierras  lindantes al río.

      1970

      Se aprueba la Ley de bases de aprovechamiento del Mijares. Comienza la construcción del pantano de Arenós.

      1979

      Un nuevo periodo de falta de agua provoca de nuevo la utilización de los pozos de riego. Las sociedades particulares ceden  los pozos de riego a la Comunidad de Regantes para hacer frente a  la sequía. Sólo quedan 6,5 hm3 en Sitjar. La puesta en funcionamiento del pantano de Arenós, construído entre 1970 y 1976,  paliará los efectos de la falta de agua.

      1984

      Entre 1981 y 1984 la Comunidad de Regantes, junto a las de Castellón y Burriana construyen el pantanet de Santa Quiteria que servirá para evitar los riegos durante la noche y conseguir un mejor aprovechamiento del agua.

      Pocos años más tarde Villarreal se incorpora también al uso del pantanet que ha supuesto una mejora cualitativa en los trabajos del riego.


      Odoo - Prueba 2 a tres columnas

      Pantanet de Santa Quiteria

      2001

       Comienzan las obras para la instalación del goteo en la 1ª zona que afecta a un total de 555 Ha. y 981 agricultores, balsa de regulación de 10.000 m3, grupo de bombeo, edificaciones e infraestructura eléctrica.

      2004

      Finalizan los trabajos de instalación del goteo en las zonas 2ª y 3ª con lo que se da servicio a la totalidad de las tierras regables mediante una compleja red de tuberías subterráneas que, con una longitud total de 82.921,50 m. reparten el agua y los fertilizantes desde la balsa de regulación 

      2010

      Se firma un convenio entre Seiasa, Generalitat Valenciana y Comunidad de Regantes para la Modernización y Optimización del Riego Localizado que incluye una mejora del sistema de filtrado, estación acidificadora y eficiencia energética.

      2016

      Mejora en el sistema de comunicación a distancia entre el cabezal de riegos y los hidrantes. El total de la inversión lo financia la Comunidad de Regantes y la Generalidad Valenciana que aporta el 50% a fondo perdido.


      Todas estas actuaciones buscan la eficiencia en el abonado y en el uso de la energía y son consecuencia de la puesta al día en los continuos avances tecnológicos que se están produciendo.

      La implantación del goteo ha supuesto un cambio radical en la gestión y organización de los riegos. Aunque ha sido necesaria la modificación de turnos de riego y tandas, la Comunidad mantiene el funcionamiento de la red de acequias tradicional que, a la vez, sigue siendo un excelente medio de drenaje para toda la huerta del que se beneficia toda la población.